Alfheim en la Mitilogía Nórdica

Es uno de los nueve mundos y el hogar de los Elfos. Los nórdicos hacían distinción entre dos tipos de elfos que habitaban en este mundo: Ljósálfar (o elfos luminosos) y Svartálfar (o elfos oscuros que habitan en el interior de las montañas).

Los Elfos luminosos tenían relación directa con los oscuros. Eran parientes de sangre compartida, pero con diferentes objetivos.

A este mundo iban a parar las almas de las personas que en vida habían sido buenas y justas. Se creía que aquellos “buenos muertos”, conseguían integrarse a la raza élfica.

Los Ases habían obsequiado ese mundo al dios Freyr, patrono de la lluvia y de la fertilidad en la tierra y de quien se deriva la palabra Friday (viernes).

Junto a los elfos Freyr propiciaba la fertilidad. Pero la luz constituía la principal característica de los elfos, tanto que la metáfora para referirse al sol era “brillo de elfos”.

Alfheim mitologia nordica

Ljósálfar

Se los describe de una gran belleza y eran considerados seres semi-divinos asociados a la fertilidad y al culto de los ancestros para los Nórdicos. Iban vestidos con telas muy finas y transparentes. Amaban la luz, eran bondadosos con los hombres y generalmente se aparecían bajo la forma de niños bellos y amables.

Ljosalfar

Svartálfar

Vivían “bajo tierra” en Schwarzalbenheim. Eran feos, de nariz larga y de un color moreno descrito como “sucio”. Aparecían sólo por la noche, pues huían del sol como de su mayor enemigo, pues si un rayo de luz caía sobre uno de ellos quedaba inmediatamente convertido en piedra.

Svartalfar

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *