El apellido Dracul significaba “Dragon” su diminutivo Drácula significaba “pequeño dragón”

Drácula o mejor dicho Vlad Dracul III, tiene su castillo en las cumbres de los montes Fagaras, cerca del pueblo de Arefu a orillas del río Arges. Cerc del castillo se encuentra Curtea de Arges, donde los ancestros de Drácula en el año 1352 excavando la piedra crearon la iglesia, decorada con frescos colores, pero que los turcos destrozaron en su mayoría y el resto se lo llevaron. En la iglesia se llevaban a cabo ceremonias de coronación a los príncipes de Valaquia, siempre llenas de un olor a incienso. Se decía que los mil cuatrocientos escalones que ascendían al castillo, habían sido construidos por los boyardos que habían hecho enfurecer a Vald cuando le faltaron al respeto no yendo a las ceremonias porque se creían superiores a los Valacos eslavos y por ello los convirtió en esclavos.

Se le conoció con el nombre de Vlad Tepes (Vlad el empalador) por su manera favorita de ejecutar al enemigo. Nació en Sighisora, una antigua y pequeña ciudad fortificada al sur de la ciudad de Bistrita, en Rumanía. Vlad nació en un pequeño edificio de piedra amarillenta, de tres plantas, con tejado de pizarra y ventanas pequeñas. Los turistas que van en busca del lugar de nacimiento de este hombre, pueden saberlo gracias a una placa en un lateral de la casa. La madre de Vlad era muy religiosa y como las mujeres nobles de la época, no tenía tiempo para el asique creció con nodrizas y tiempo después ella se fue a un convento, con lo cual el padre volvió a casarse. Se creía que El padre de Vlad se trasladó a Tirgoviste el lugar que se convirtió en la sede del principado (Curtea Domnesca) y desde donde se gobernaba Valaquia. El padre de Drácula había sido nombrado Voivod por el rey Segismundo de Luxemburgo, quien a su vez había sido nombrado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico por el Papa. El padre de Vald entro a formar parte de la orden germánica de los caballeros del dragón, una orden muy exclusiva en la cual el emperador Segismundo solo dejaba entrar a la gente de su total confianza. Al regreso a su tierra natal, emprendió numerosas batallas contra la gente que pretendía quitarle el título de Príncipe de Valaquia. Tuvo que hacer una tregua con los turcos cundo habían ocupado parte del sur de Europa, los Balcanes y algunas regiones de Hungría. Pero todo era un plan, le hizo creer al Sultán Murad II que le daba su lealtad y así conseguir su confianza para cuando lograran debilitar sus defensas, volverse contra él. Pero ese plan pudo haber acabado muy mal ya que en 1442 Dracul y sus hijos fueron cogidos como prisioneros por los turcos y le dijeron a Dracul que él podía irse, pero debía dejar a sus dos hijos Radu y Drácula como rehenes. Mientras su hermano Radu, el apodado Radu el hermosos se unió a las tropas del sultán y se convirtió en un influyente concubino. Drácula fue prisionero de estos hasta su adolescencia y todos aseguran que presencio diversas torturas a las que acabo acostumbrándose. Por todas estas torturas que presencio, se cree que fue lo que le hizo tan sádico, aprendió turco, diferentes maneras de torturar y a albergar un gran odio en su interior y no exteriorizarlo.

En 1447 Su padre fue asesinado, se cree que por el gobernante húngaro. El sultán que quería aprovechare de esto convenció a Drácula para vengar la muerte de su padre y así recuperar su título. Pero este en cuanto pudo tener la licencia para regresar a su tierra natal, este viajo a Moldavia donde la familia de su madre para poder evaluar todo sin la atenta mirada del sultán. Cuando tuvo todo planeado y a los guerreros moldavos de su parte, se unió a Hunyadi para acabar con los turcos. Al jurarle lealtad a Hunyadi empezaron a correr las historias de su destreza, su intrepidez y su ferocidad en la batalla. Pero el Gobernante húngaro murió en batalla y Drácula regreso a su tierra natal portando el estandarte de su amigo y fue coronado príncipe de Valaquia. Estableció su corte en Tirgoviste y gobernó junto a su ejército la ciudad de Sibiu. Allí torturaban y violaban a los enemigos, los pocos que podían escapar relataban que mientras los guerreros afilaban las estacas donde serían empalados, tanto hombres como mujeres y niños, les obligaba abrirse de piernas, les inmovilizaban para después clavarle las estacas desde la parte baja hasta la punta de la boca y las dejaban clavadas en el suelo a la espera de que muriesen. Mato a más de diez mil personas de esta horrible manera. Una vez un viajero que pasaba y sintió curiosidad, le pregunto que porque cometía un acto tan cruel y Drácula le dijo que los sajones habían sido muy duramente e injustamente tratados por los valacos por lo cual era el momento de vengarse. Al acabar con los Sibiu decidió tomar venganza contra los Brasov otra de las ciudades sajonas. Las historias cuentan que las colinas que rodeaban esta ciudad estaba tan llena de estacas con cadáveres que a lo lejos parecía un bosque. Pero a Drácula no le valía solo con empalarlos, sino que una vez estaban todos agonizando ordeno a sus soldados que montaran una mesa en el centro con cubiertos de plata de Viena y la mejor porcelana, pidió que le sirvieran vino y comida, y se sentó a comer tranquilamente mientras los sajones agonizaban y morían.

En el año 1460 se apodero se la fortaleza de Fagaras y se cuenta que empalo a veinte mil personas, aunque en un libro de historia rumano se cuenta que solo quería vengarse de la gente que mato a su padre y a su hermano. Aunque no se sabe si es cierta esa historia, tras ello nunca más tuvo problemas con los sajones, pagan sin rechistar el tributo anual y los nobles asistían a sus fiestas en la corte.

Pero Drácula no tenía miramientos con nadie, en una ocasión invito a todos los vagabundos a un banquete en su castillo en Tirgoviste. A su llegada los trato como si de nobles se trataran, les mando lavar y vestir con finas ropas y les invito a un gran banquete y un buen vino. Cuando la fiesta estaba en su mejor momento con la gente borracha o dormida, mando salir a los soldados y prender fuego al salón con todos los vagabundos dentro. Pero era tan sádico que espero fuera escuchando a todos los mendigos gritar de dolo y suplicar piedad, hasta que muriesen. Tras oír esta historia ningún mendigo o vagabundo volvió a pisar Valaquia.

Decían que, aunque empalo a miles de sus compatriotas (algunos aseguraban que a más de cien mil) Mato y empalo a mas turcos y por ello le consideraban un gran héroe. Y que sus torturas y empalamientos eran una advertencia para los turcos. En una ocasión el imperio Otomano envió a dos emisarios a firmar la paz con él, pero este mando que le clavaran los turbantes en la cabeza y los envió de nuevo con su señor.

 En 1462, Mehmet II, el nuevo sultán turco, comenzó un ataque contra Valaquia. Drácula pidió ayuda a o los reyes y príncipes europeos e incluso al rey Matthias Hunyadi, pero todos le negaron su ayuda. Drácula emprendió batalla sin ellos y aun así salió victoriosos, incluso consiguió adentrarse en territorio búlgaro y serbio, el cual hasta el momento estaba tomado por los turcos. Drácula les mando una carta a los reyes con la esperanza de que se aliaran con él, ya que tenía la esperanza de ganar, en ella les decía: “He matado a mujeres, hombres, jóvenes y viejos… veintitrés mil ochocientos ochenta y cuatro turcos y búlgaros en total sin contar a los que quemamos vivos en sus casas y a los que mis soldados cortaron la cabeza”.
Los turcos aprovecharon la ausencia de Drácula para asaltar su castillo al tener poca resistencia, para cuando este mando retirada y volvieron era demasiado tarde, la bandera de los turcos ya hondeaba en el castillo y a su hermano en el trono, con lo que no le quedo más remedio que retirarse a Brasov con los hombres que aún le eran fieles y pidió ayuda al rey Matthias de Hungría. Pero el rey desconfiaba de Drácula puesto que a sus manos llegaron unas cartas en las que este le pedía ayuda al sultán Mehmet para enfrentarse a los húngaros. Por ello dijo enviarles ayuda para derrotar a los turcos cuando en realidad iban a capturar a Drácula. El rey húngaro firmo un tratado de paz con el sultán y a Drácula se lo llevaron de preso al castillo de verano del rey húngaro en Visengrad.

Las atrocidades de Drácula llegaron a todos los rincones, un monje húngaro que estuvo en Valaquia les conto a sus hermanos lo que este le hizo al hermano miguel. Drácula le pregunto a miguel que posibilidades de salvar su alma tenia y el monje siendo sincero le contesto. Drácula por rabia lo colgó de los pies y empalo a su pobre caballo. Cuando llevaron a Drácula al castillo de Visengrad, lo tuvieron de prisionero un periodo corto de tiempo, ya que cuando había acontecimientos importantes u otros visitantes como Zares rusos o embajadores turcos, le exhibían para causarles miedo ya que todos conocían sus historias.

Hay informes que aseguran que Drácula recibía visitas en tu torre como si no fuera un prisionero y que aún seguía siendo el `príncipe de Valaquia. Se decía que decapitaba ratones y empalaba pájaros en la ventana.

Se conserva un retrato que se cree que data de la época, la gente lo consideraba hermoso, tenía los ojos verdes, nariz larga y fina, boca generosa, pelo negro y piel muy blanca. A la prima del rey Matthias le gustaba sentarse junto a él en las cenas en las que permitían mujeres y le gustaba escuchar sus historias, se cree que incluso le enseño a bailar.

Se casó con ella y aunque no se habla mucho de ello en los libros Drácula se convirtió de la religión ortodoxa al catolicismo romano. La unión les era beneficiosa a ambos, por parte del rey se aseguraba un aliado y Drácula la promesa de que los húngaros le ayudarían a su regreso a Valaquia para recuperar el trono. El matrimonio fue algo discreto y se asentaron en Pest. En los primeros años que paso con su mujer, tuvo una vida de lo más tranquila, tuvo dos hijos y fue nombrado capitán del ejército húngaro.
En 1473 volvió a Transilvania después de derrotar a los turcos en su camino a Tirgoviste. Como su hermano había muerto y el nuevo gobernante era una marioneta de los turcos, fue fácil recuperar el trono. Se trasladó con su familia a Sibiu y tres años después recupero su título de Voivod.

En 1476 murió en una batalla contra los tucos, los boyardos y los sajones. Se habló mucho sobre si fueron los turcos o sus propios hombres quienes lo mataron, pero lo único que si se sabe es que su cabeza perfumada y envuelta en seda fue enviada al a Constantinopla como un regalo para el sultán, y que este la ensarto en una estaca y la expuso durante varios días. Su cuerpo fue enterrado en algún lugar del monasterio de Snagov. Se encontró con el tiempo una tumba cerca de la entrada del monasterio, la cual vestía ropas de terciopelo, un anillo cosido a la chaqueta y no muy lejos del cuerpo una corona con rubíes.

Se cree que aquellos eran los restos de Drácula y que un sacerdote vengativo los exhumó y enterró en la entrada para que fuera pisoteado por todo aquel que entrara al monasterio.
Aquellos restos fueron enviados al museo de arqueología de Bucarest, pero desaparecieron y nunca dieron con ellos.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *