1dcde9dd62b566c9b5e506a6a3ca03caTambién llamado Tsukuyomi-no-kami o Tsukiyomi, es el dios de la luna en la religión sintoísta y la mitología japonesa. La etimología de su nombre es la unión de los kanjis tsuki, luna, y yomu, lectura. Otra posible unión es la de los kanjis “Tsukiyo”, noche de luna, y “miru”, mirar.

Tsukuyomi fue el segundo de los tres hijos que tuvo Izanagi cuando se purificó después de salir del inframundo en un intento fallido de rescatar a su esposa, Izanami. Tsukuyomi nació después de que Izanagi se limpiase su ojo derecho. En otra leyenda, se dice que se originó de un espejo de cobre blanco que Izanagi cogió con su mano izquierda.

Tsukuyomi subió hasta el cielo (Takamagahara) por la escalera celestial, habitando allí junto a su hermana, Amaterasu, la diosa del sol. Sin embargo, Tsukuyomi un día mató a Uke Mochi, la kami de la comida; una acción deleznable para los dioses pero que tuvo su beneficio para los mortales, pues del cadáver del dios aparecieron los alimentos terrenales esenciales: de sus ojos apareció el arroz, de sus orejas se originó el mijo, de sus genitales surgió trigo, de su nariz judías pintas y de su recto la soja. Así todo, desde ese momento su hermana Amaterasu se disgustó y enfadó de tal manera que juró no volver a ver a Tsukuyomi, por lo que se movió de un lado al otro en el cielo esquivando a su hermano. Es por esto que el sol y la luna no coinciden.

En otra versión de la leyenda, fue Susanoo quien mató a Uke Mochi, resaltando así su comportamiento agresivo.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *