fd5239432cb1ffe45c0e21da84ba2c1cEs un dios surgido de las siete generaciones divinas en la mitología japonesa y en el sintoísmo. En el Kojiki, uno de los dos libros más antiguos de la historia de Japón, también se le denomina como “el hombre que invita” o Izanagi-no-mikoto.

Junto a su esposa, Izanami, crearon numerosas islas y dioses. Después de que Izanami muriera en un parto, Izanagi quiso salvar a su mujer del Yomi, que sería el inframundo, aunque fracasó. Después de que volviera y quisiera purificar su cuerpo, dio nacimiento a varios dioses: Amaterasu, la diosa del sol, a partir de su ojo derecho; Tsukuyomi, dios de la luna, a partir de su ojo izquierdo; y Susanoo, dios de la tormenta y tempestades, a partir de su nariz.2cf5fbee454debf352cc39f632bad09e

La historia de Izanagi e Izanami es similar a la historia del mito griego de Eurídice y Orfeo, aunque tiene sus diferencias. Cuando Izanagi mira apresuradamente a su esposa y descubre un aspecto infernal y terrible, a lo que ella siente tanta vergüenza que lo persigue para matarlo. En esto se asemeja más a la historia del mito de Cupido y Psique, aunque sucedió lo contrario (Psique temía que Cupido fuera un monstruo, pero acaba descubriendo que en verdad es un muchacho muy hermoso). Izanami no consigue su propósito, pero le jura matar a mil personas cada día. Izanagi le contesta que a cambio, nacerán mil quinientas personas cada día.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *