La leyenda de una isla fantástica y avanzada tecnológicamente, devorada por las implacables aguas del mar, ha supuesto que su ubicación sea codiciada desde la época de Platón, aunque no se está seguro de si alguna vez llegó a existir o solamente quedó como una invención novelística. Sin embargo, el hecho de haber hallado a la supuesta Troya de Homero por el arqueólogo Heinrich Schliemann ha inspirado a seguir con la búsqueda de esta mítica isla.

Algunas de las ubicaciones supuestas para la Atlántida son las siguientes:

– En el Mar Mediterráneo

– En el Océano Atlántico

– En América

 En el mar mediterráneo

Respecto al relato de Platón, la civilización atlante dataría del año 10.000 a.C. aproximadamente. Estos datos son casi descartados, ya que en esa época no había culturas evolucionadas que trabajasen con metales, tuvieran reyes o navegasen los mares. Respecto a su localización, el texto de Platón lo situaba “más allá de las Columnas de Hércules”, es decir, más allá del estrecho de Gibraltar, en el Océano Atlántico. Sin embargo, esta fábula procede de los antiguos egipcios, para los cuales la isla perdida tenía el nombre de Keftiu (nombre con la que designan a Creta). La fuente de información de Platón era el legislador Solón, y tal información la traía de sus viajes por Egipto de un sacerdote egipcio, traduciéndolo al griego, pudiendo llegar a producirse algunos errores. Podría ser que los egipcios tuviesen en mente un lugar distinto al mencionado por Solón, ya que para ellos el mundo terminaba en el Mediterráneo.

Una teoría que desde el 1909 ha sido más aceptada es que la Atlántida fuera Creta o Santorini, por lo que la civilización atlante se identificaría con la minoica. Hay muchos apoyos de esta tesis. Por ejemplo, para los egipcios, Crerta era un lugar de interés debido a su cercanía, aunque les resultaba muy difícil de acceder por su ubicación en miad del Mediterráneo. Otro dato es que el final de la isla coincide parcialmente con el descrito por Platón: alrededor del año 1500 a.C. una erupción volcánica en Thera (Santorini) originó terremotos, maremotos y lluvia de cenizas acabando con minoicos.

La fecha es lo que más descuadra esta teoría. Sin embargo, pudo haber sucedido porque el sacerdote egipcio usó cálculos lunares para hallar la fecha, interpretándolo Platón como años solares. En tal caso, la fecha habría datado de 1.200 a.C, quedando más próxima con los hechos sucedidos de la erupción del volcán.

Así todo, aunque la hipótesis esté bien basada, también cuenta con detractores. Por ejemplo, algunos estilos cerámicos hallados en la isla de Santorini muestran que la cultura sobrevivió por lo menos cincuenta años más tras la erupción del volcán. Tampoco podría tratarse sobre una isla cercana a Creta, Cnosos, ya que fue el centro de la cultura minoica y no sólo no fue hundida, sino que colapsó varios siglos después tras la erupción del volcán.

 En el Océano Atlántico

Si tenemos en cuenta el relato de Platón refiriéndose a la isla más allá de las columnas de Hércules, podríamos situarla en el Océano Atlántico. Tal teoría fue desmentida en 1.950, cuando cuando se demostró la tectónica de placas y se comprobó que no existen ni existieron vestigios de ningún continente sumergido.

Así todo, antes de ser demostrado, varios investigadores indagaron sobre estas teorías.

Ignatius Donnelly desarrolló la hipótesis de que la Atlántida fue un continente que conectaba Europa con América, basándose, entre otros, en los siguientes datos:

– La lengua de los aztecas posee semejanzas fonéticas con la de los egipcios.

– Los pueblos centroamericanos construyeron pirámides al igual que los egipcios.

Donnelly no ofrecía nuevas pruebas de la existencia de la Atlántida, sino que utilizaba informaciones de campos como la arqueología, la oceanografía, la filología, la geología, la historia, la mitología, la etnología, la zoología y la botánica para apoyar la historia de Platón con la intención de demostrar que sin un continente que hubiera servido de puente no se podrían haber dado las coincidencias que describió.

  En América

Cuando se descubrió el nuevo continente surgió una nueva teoría: que la Atlántida hubiera pertenecido a América.

Esta teoría parece improbable debido a que con la tecnología que disponían entonces no podían realizarse viajes muy largos en barco. Un dato curioso sobre la teoría de que la isla se sitúe en América es el siguiente:

Un vidente norteamericano, Edgar Cayce, en una sesión de trance en 1933, describió la vida de aquella antigua civilización, prediciendo que una pare de ella sería hallada en el año 1968. Tan sólo un año después de su predicción, fueron hallados en el fondo del mar frente a las Bahamas varias estructuras realizadas por humanos. Esta localización ya había sido propuesta por otros investigadores, los cuales se basaban en datos aportados por el geógrafo romano Marcelo, siglo 1 a.C. De acuerdo a sus hipótesis, el continente perdido fue formado por siete islas pequeñas y tres grandes, siendo la mayor de unos 200 kilómetros de diámetro.

La mayor de las islas antillanas, La Española, tiene un tamaño que coincide más o menos con el calculado por Marcelo. En cambio, tales teorías no coinciden con la descripción de Platón. Las formaciones de piedra halladas dicen los expertos que son solamente formaciones insólitas y que no fueron modificadas por la mano humana. Sin embargo, en caso de haberlo sido, no tendrían que ver con la cultura de los atlantes.

Conclusiones

La tectónica de placas descarta que la Atlántida, ningún continente o isla cuyas dimensiones coincidan con las descritas pueda haberse sumergido o inundado sin dejar constancia de ello. Por ello, si creemos que es algo más que un mito o una leyenda, habría que buscarla en tierra conocida y malinterpretada por alguna mala traducción o confusiones en la lengua de la época. Algunas hipótesis barajan la posibilidad de que se tratara de las Azores e incluso en Suecia.

De todas formas, con el pasar de los años se ha seguido buscando tal continente fantástico, intentando aportar pruebas de su existencia.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *