El Tlahuelpuchi poseía forma de mujer, aunque hay algunas leyendas que cuentan que existieron los “Tlahuelpuchies”  hombre, son una mezcla entre bruja y vampiro. Tienen la habilidad de transformarse en animales y se alimentaban de sangre, concretamente de sangre de niños. Prefería siempre a niños de entre tres y diez meses ya que se decía que su sangre poseía un mejor sabor. Los aztecas creían que estos seres eran chamanes con los poderes de un Nahual, que poseían esa misma habilidad de transformarse en animales, casi siempre en luciérnaga ya que poseían el fuego y podían escupirlo. También controlaban la mente de la gente con un vapor que expulsaban y dejaba a la gente en un estado de sopor. Los indígenas usaban esta leyenda para poder explicar algunas muertes de niño, muertes accidentales por asfixia, infanticidios encubiertos, síndrome de muerte infantil o muerte de cuna. Todas éstas eran asociadas a los Tlahuelpuchies. El hambre de estos seres aumenta con el frio y las lluvias. La forma de mantener a salvo a los bebes era poner un trozo de metal brillante, un cuchillo o una caja de agujas o alfileres bajo la cuna, también podían poner sobre la cuna una cruz echa con monedas, unas tijeras abiertas, o un espejo y en ocasiones un cubo lleno de agua cerca de la puerta de la habitación del bebe. Aunque decían que la mas efectiva era envolver unos dientes de ajo o unos trozos de cebolla en una tortilla y ponerlos sobre el pecho del bebe.

 

 

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *