Creación de los dioses mayores

Izanagi se sometió  a un proceso de purificación para librarse de la suciedad que pudiera haber contaminado su cuerpo durante el descenso al mundo inferior. Llegó a la llanura junto a la desembocadura del río y se libró de sus ropas y de todo cuanto llevaba. Y allí donde dejaba caer una prenda o un objeto, del suelo salía una deidad. Y nuevos dioses se iban creando a medidad que Izanagi entraba en el agua para limpiar su cuerpo. Finalmente, cuando lavó su cara fueron creados los dioses más importantes del panteón japonés:

– Amaterasu (encarnación del sol) de su ojo izquierdo.

amaterasu

 

 

 

 

 

 

 

 

– Tsukuyomi (encarnación de la luna) de su ojo derecho.

Tsukuyomi__The_Moon_Goddes_by_ArdiRa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

– Susano’o (encarnación del viento o de la tormenta) de su nariz.

susanoo___lord_of_storms_and_ocean_by_tsukinokatana-d6g7o8i

 

 

 

 

 

 

 

Izanagi decidió entonces dividir el mundo entre sus hijos. Encargó a Amaterasu el gobierno del cielo, a Tsukuyomi el de la noche y a Susano’o el cuidado de los mares. Pero este último dijo que prefería ir al mundo inferior con su madre, así que Izanagi lo desterró y después se retiró del mundo para vivir en el alto cielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *