Vampire Diaries

Vampire Diaries, una serie venida a menos (con perdón). Sus comienzos fueron la caña. Me encantaron los primeros capítulos. Aunque empezó un poco ñoño, al introducir a Damon y comenzar a dar traca la serie adquirió mucha personalidad. Pueden salir al sol, sí, y había mucho lío de falda, también, pero era interesante ver esa lucha entre el amor y el vampirismo que los caracterizaba, sobre todo Damon, un cabrón que poseía encanto y magnetismo a la vez que se hacía odiar. Elena era la inocentona por la que los hermanos Salvatore se tenían que matar. Metían malos carismáticos a los que redimían y se convertían en protagonistas queridos, a los cuales perdonábamos todas sus putadas y asesinatos (Damon, Klaus, Tyler…). Pero bueno, cuando se empezaron a liar unos con otros, a matarlos y resucitarlos sin ton ni son, y a dar giros argumentales sacados de la manga, la serie perdió su seriedad para estar enfocada en adolescentes con las hormonas revueltas. Los últimos capítulos de la quinta temporada fueron muy pesados, deseaba que se acabasen, y todos SIEMPRE pierden el culo por Elena, tanto pretendientes como amigos, y ella siempre se hace la víctima y la importante, y aunque al principio se pudiera soportar, llega un punto en el que cansa. Sé que me estoy ganando miles de enemigos por lo que plasmo aquí pero es verdad. Hay mucho giro argumental sin sentido, casi todos los que mueren los resucitan pocos capítulos después, se centran mucho en enrollarlos todos con todos, apenas acaban una relación y ya están en otra, buf… parece una telenovela vampírica. Suerte del Spin Off de Originales

Lo dicho. El principio es la puta polla, es lo máximo, ¡de diez! Me encerré y aislé un fin de semana entero viéndola. Lo flipaba con cada capítulo. Sus giros argumentales molaban. Pero, con el tiempo, no sé qué les pasó, quizá vendían más los líos de bragas, y cambiaron la temática, aunque muchas veces hayan intentado volver a ser lo que eran, no lo consiguieron.

A favor decir que esta última temporada, la sexta, está siendo bastante prometedora, arreglando muchos fallos que cometieron en anteriores, y retomando el interés y con buenos guiones. A ver cuánto dura…

La serie es el límite entre Crepúsculo y Lestat. A veces más de uno, a veces más de otro. Recomendable, sin duda alguna, aunque se hayan denigrado un tanto, pero sigue estando bomba.

En general le doy un 7,1. Le habría dado menos, pero en la última temporada recuperan ese halo interesante. Aun así, hasta llegar a ella hay un par de temporadas nefastas, por eso no tiene más nota.