Crítica a la Moraleja de La Bella y La Bestia

AVISO – contiene SPOILERS de la película del 2017

Engreído, prepotente, egoísta, arrogante, insolidario. Así es él en La Bella y la Bestia. Un hombre que se ríe de los demás pensando que él es el mejor, que le negaría la ayuda a cualquiera que él no considerase digno -quizá nunca ayudaría a nadie-, y que se cree estar por encima del mundo entero. Cualquiera que haya leído hasta aquí pensará que hablo de Gaston, pero no, no es él. Es el príncipe Adam, a.k.a la Bestia, que antes de comenzar la historia es todo eso y más.

En la nueva película nos cuentan un poco más de él, viendo al hombre antes de ser bestia, siendo como solía ser él y la razón de por qué los sirvientes también se convirtieron. Acusaron a su padre, que lo moldeaba con crueldad y maldad, creando a un monstruo, y que ellos lo permitieron, por eso ahora son muebles vivientes. Una razón u otra, un padre maltratador o la adulación de cientos de personas pueden convertirte en un ser temible. ¿Quién sabe por lo que pasó su padre? ¿Y quién sabe por lo que pasó Gaston?

No, no quiero defenderlo. Aunque tiene cierto encanto, sobre todo en la nueva película, sigue siendo un chulo, un narcisista al que no le importa nadie salvo a sí mismo. Sólo quiere a Bella por el hecho de ser la chica más guapa, no por sus sentimientos o sus sueños. Un trofeo más. Y como le dice que no, como cazador que es, se obceca aún más. Un hombre que sin importar el qué irá hasta el final para lograr lo que anhela. Por ello, más tarde, intentará matar a la bestia. De hecho, en la nueva, intenta matar al padre de Bella. Un hombre deplorable, un asesino sin escrúpulos.

Sin embargo…

¿Acaso no sabía el príncipe que la anciana, que le ofrecía una rosa, moriría si no era refugiada en su castillo? ¿Acaso al negarle la entrada no sabía que la estaba dejando a la intemperie, a merced del frío y las inclemencias del clima? A lo Gaston con el padre de Bella.

Para mí, Gaston y Bestia son dos caras de la misma moneda. Es como si la bestia se enfrentase a sí mismo cuando lo sujeta, pensando en si matarlo o no, y al final decide dejarlo ir, dejando ir a lo que era. Y entonces esa parte de sí mismo muere por idiota, ya que tenía su vida perdonada y podía haber desistido su empeño en querer tener todo lo que se proponía. Pero el suelo se derrumba, y muere.

Si lo interpretas de forma metafórica, es muy bonito. El pasado de bestia desaparece para quedar el presente y un brillante futuro. Si lo interpretas de forma literal, es muy cruel. ¿Por qué Gaston no merecía una segunda oportunidad? ¿Por qué no merecía él aprender la lección y así redimirse? ¿Por qué no merecía, como la bestia, una oportunidad de mejorar como persona y arreglar las cagadas que había cometido?

Además, en la película nueva no hay excusa: la bruja estaba en todo momento presente. Parece ser que prefería dejarlo morir porque un hombre como Gaston no podía compararse con un príncipe…

Así que, dependiendo de cómo interpretes la película, o es preciosa, o es otro jarrón de agua fría para un mundo en el que sólo unos pocos pueden ser perdonados.